Vivir Jugando


Vivir Jugando

Cuando me convertí en madre, la primera “revelación” que sufrí fue la de la “crianza con apego”, mi cuerpo, mi sangre, el amor que sentía por mis hijos, me fue pidiendo cogerlos en brazos, darles el pecho mucho más de lo que imaginaba, llevarlos conmigo todo el tiempo, y a ser posible pegaditos a mi cuerpo, dormir con ellos… Algo mucho más bonito y profundo de lo que había pensado jamás que sería cuidar un bebé.

A medida que mis bebés iban creciendo, y el juego iba cobrando importancia en nuestro día a día, tuve mi segunda “revelación”.

El juego no podía quedarse sólo en un entretenimiento para los niños que consistía en utilizar sus juguetes un rato mientras los adultos hacen sus tareas, montarse en los columpios del parque mientras los padres miran, o en el mejor de los casos, sentarse un rato con ellos a hacer un puzzle. El juego, debía ser nuestro modo de vida.  De hecho, para los niños ya es así, el juego no es solo entretenimiento, sino una forma de aprender, de expresarse, de comunicarse, de avanzar, en definitiva, es su forma de vivir…

Unas navidades, buscando juguetes diferentes en Plasencia, encontré una ludoteca dónde me enseñaron, que no solo los niños pueden vivir jugando, los padres también podemos, y deberíamos hacerlo.

Pero que es eso de “vivir jugando”? No se trata de que pasemos todo nuestro tiempo detrás de un juguete, y que no haya deberes ni obligaciones. Para cualquier niño la vida diaria, en un principio es muy similar, hay que ir al cole, desayunar, comer, cenar, bañarse, hacer tareas, recoger juguetes… Se trata, de mirar la vida desde otra óptica, la del niño, la del juego.

En primer lugar hay que saber darle la importancia que tiene para el desarrollo de un niño, y por tanto, darle el ESPACIO y el TIEMPO en la vida de un niño, que necesite. Y más importante aún, la PRIORIDAD que tenga, ya que tendemos a robársela continuamente.

En segundo lugar, hay que COMPARTIR la experiencia del juego con los niños, y para ello hay que aprender a jugar de verdad, saber dejarse llevar y concentrarse en un juego, sin interrupciones. Si lo conseguimos, y lo disfrutamos, comprobaremos que estamos creando una CONEXIÓN única con nuestros hijos.

En tercer lugar, poner al alcance de los niños juegos y juguetes que consideremos que le pueden resultar estimulantes y pueden favorecer sus capacidades. Hay un universo muy amplio de juegos y juguetes que pueden resultar el mejor aliado para el desarrollo de un niño, no conformarse con las propuestas comerciales puede ser muy importante para conseguir que el juego, realmente sea la forma de crecer y avanzar de nuestros hijos.

Y lo más importante, lo que marca la diferencia, saber utilizar el juego en nuestra vida diaria, como hacen nuestros hijos, la mayoría de los conflictos que surgen con la convivencia se pueden resolver jugando, podemos convertir un viaje de coche infernal en uno muy divertido con el juego, o conseguir que un niño se divierta en una larga tarde de compras, incluso que exprese sentimientos que no sabe como decirnos que tiene con un dibujo….

Vivir jugando, es la mejor forma de acompañar a nuestros hijos en su desarrollo, respetando sus necesidades y proporcionándole ricas y diversas opciones en su crecimiento.

* Entradas Vivir Jugando: Utilizaré las entradas con la etiqueta de "Vivir Jugando" para seguir reflexionando sobre el juego, y compartir todos los juegos de los que mis pequeños y yo disfrutamos. Me encantaría poder contar con todas las aportaciones de padres y madres a los que les guste jugar con sus hijos.

*Observaciones: Cuando hablo de juegos y juguetes, hablo de libros, cuentos, dibujos, disfraces, canciones, parques, juegos físicos, mentales…


No hay comentarios:

Publicar un comentario