viernes, 8 de junio de 2012

Que la estrategia te acompañe

Hoy os dejo el enlace a una entrada que han publicado en el blog de EL PARTO ES NUESTRO, (lugar imprescindible para todas aquellas personas interesadas en conocer todo lo que acompaña el momento del parto), que con un gran sentido del humor, un toque cinéfilo, y que sobre todo, a los amantes de la Guerra de las Galaxias nos encantará, han sabido explicar el porqué hay que estar siempre informado, porqué hay que preguntarse las cosas, porqué hay acercarse preparado y consciente, al momento más importante de nuestras vidas, el nacimiento de nuestro bebé.

http://blogelpartoesnuestro.com/2012/06/08/que-la-estrategia-te-acompane/

lunes, 4 de junio de 2012

Una buena matrona


Vivo en un pueblecito que tiene la mala suerte de contar con una matrona que no es matrona, sino enfermera.

Este es mi tercer embarazo, y he decidido cambiar mi destino, y recorrer una distancia en coche de 45 minutos para que el seguimiento del embarazo me lo haga una matrona, una buena matrona.

El primer día, durante esos 45 minutos en coche, me iba preguntando si merecería la pena, recorrer un camino tan largo, para el trabajo que hace la matrona en el embarazo, encargar los análisis y las ecografías, pesarte, tomarte la tensión, y encargarse de alguna prueba.

Claro, eso es lo que hacía la matrona de mi pueblo, no lo que realmente hace una profesional como la que yo me encontré (en realidad no me la encontré, la busqué y llegué a ella a través de la recomendación de una buena amiga).

La diferencia era abismal, me encontré con una profesional, enamorada de su trabajo, implicada en el proceso, respetuosa y amorosa, emocionada y alegre por el acontecimiento… evidentemente aquella primera consulta resultó algo maravilloso.

Lo que deberían poder encontrarse todas las mamás, cuando acuden a su centro porque están embarazadas, alguien que las reciba con amor y las trate con respeto, que comparta tus emociones, que te acompañe, que te muestre tus opciones (no obligaciones), que te enseñe lo que no sepas, que te explique los procesos o pruebas que se suelen seguir, para que así puedas tomar las decisiones adecuadas, que pueda responder a tus dudas, o si tienes alguna necesidad o circunstancia especial, sepa resolverlo.

La confianza no la da un título, la da la forma en que se trata a las personas, y yo me encontré a una matrona con la que he podido experimentar un embarazo diferente, ahora no sigo una serie de pruebas como si fuera una enferma, con su montón de análisis, hasta que llego a parir a cualquier hospital sin saber ni lo que me ha pasado ni lo que me va a pasar.

Ahora, estoy embarazada, tengo una compañera de viaje, que es mi matrona, que me acompaña en el proceso y cada vez que voy a verla, voy a emocionarme, a conectar con  mi pequeño, a poder hablar del estado en que me encuentro, tanto anímico como físico, a encontrar soluciones a mis pequeños dolores o molestias, a ilusionarme con la llegada y ver mis opciones de parto. Si tengo alguna duda, en cualquier momento, puedo escribirle por correo electrónico o pasarme por allí, ella siempre está a mi lado.

Todavía no hemos empezado con la preparación al parto, pero por lo que he visto hasta ahora sé que será una verdadera preparación al parto, y no unos ejercicios de gimnasia y respiraciones.

En el puerperio, tampoco te abandona a tu suerte, porque las verdaderas matronas, saben que su trabajo no se acaba en el parto. Después de dar a luz, hace reuniones con las mamás y sus bebés, para mantener la relación con el grupo de mamás que se ha creado, y así, unas a otras nos podamos ayudar, hacer talleres de masaje infantil…

Creo profundamente que la llave para el cambio en el seguimiento del embarazo, la atención en los partos, la experiencia de la lactancia y la crianza, está en la persona que te acompaña en el embarazo desde su comienzo, y que es la que realmente te puede mostrar un camino diferente, está en la matrona.

Creo que el papel de la matrona debería ser mucho más importante tanto en el embarazo, como en el parto y en el puerperio.

En las matronas está el cambio y nuestras esperanzas, a ellas debemos apoyarlas y con ellas emprender juntas la cruzada para el fin de la violencia obstétrica, de la maternidad sin apego, de la ignorancia sobre lactancia, de la soledad en la crianza.

Desde aquí le doy las gracias a todas aquellas matronas que saben ser verdaderas acompañantes del proceso de la maternidad. Y en especial a la mía, eres una estrella que brilla en el camino de tercera aventura. Gracias.

Os dejo un enlace a un precioso poema que publicó el parto es nuestro el día de la comadrona:


Mujeres, futuras mamás, no os resignéis con alguien que no os atienda como debe, como queréis y necesitáis. Cambiad vuestro destino si no os gusta, os garantizo que merecerá la pena.

*Con el mismo título de esta entrada, voy a ir publicando algunos extractos del libro “Parir sin miedo” de Consuelo Ruiz, que resultan muy interesantes y son la mejor definición que encuentro de lo que realmente es una buena matrona.