viernes, 7 de diciembre de 2012

El nacimiento de Leo


Llevo muchos días pensando en cómo escribir una de las entradas más importantes que seguro que escribiré en este blog, la del nacimiento de mi tercer hijo, Leo.
No tengo palabras para describir las sensaciones, las miradas, la magia de su llegada y de nuestros primeros días juntos.
Solo puedo decir, que la oxitocina ha hecho su trabajo de maravilla y que estoy totalmente enamorada de mi bebé, re-enamorada de mis otros dos pequeños y de mi marido, y muy muy feliz.

Del momento justo de nacer, recuerdo cuando por fin nos dejaron a solas por la noche a mi marido, a mi bebé y a mí, y nos dormimos él y yo juntitos, en mis brazos. La paz de su llegada después de la inmensidad del parto. Que sencillez, como si siempre hubiera estado a mi lado durmiendo tranquilamente, tan pequeñito.

Y después, recuerdo cuando lo vi de verdad, ese instante, ese primer recuerdo nítido de su carita, de sus inmensos ojos negros abiertos, diciéndome con la mirada que me quería. Que ojos tiene, que expresividad, que magia.
Todavía me acuerdo perfectamente de esa primera mirada, de ese instante mágico en que descubrí a mis hijos mayores.

Con Héctor, el mayor, fue en la sala de recuperación, enganchado al pecho con una fuerza increíble para lo frágil que era, con un ojito semi-abierto, su gorrito del hospital, mamando sin soltar un segundo el pecho. Yo todavía no conocía aquella sensación y fue magia pura.

Con Adrián, la primera imagen que tengo, fue en la sala de partos mientras me ponían los puntos, la enfermera se había empeñado en llevárselo, y le dije a Rubén que lo recuperara para ponerlo en mi pecho, me lo trajo (o mejor dicho se lo robó) y cuando lo cogí y se puso a mamar, con sus ojillos abiertos, pero entrecerrados, con la cabecita desnuda, sentí que la calma volvía a mí, y lo ví.

Ya que con las palabras, toda descripción me parece pobre, aquí os presento a mis pequeños, en esos instantes mágicos que recuerdo y atesoro en mi corazón como uno de los mayores regalos de mi maternidad. 

LEO



ADRIÁN



HÉCTOR




Instantes Mágicos.- Preparando la Navidad

Café en la cafetera, galletas de chocolate caseras, unas bolsas de basura protegiendo las mesas y haciendo de delantal improvisado para los niños (para estar relajada), temperas en la mesa, y purpurina, mucha purpurina. Nada mejor para pasar una tarde de invierno dejando volar la imaginación.

Preparando adornos para las ventanas, con cartón recortamos figuras,
de estrellas, con forma de bola, campanas, lo que se os ocurra,
las pintamos con témperas y cuando se sequen, les pegamos la purpurina,
para colgarlas les hacemos un agujerito, por dónde colocamos una cuerda
que pegaremos con celo a la ventana.
También valen para el árbol de Navidad.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Instantes mágicos.- ¡Yo te ayudo!

Hoy, mientras le daba el pecho a mi bebé, mi niño pequeño me ha dicho, "¡mamá pis!", mi hijo mayor (de 4 añitos) me ha visto dudar sobre como ir con él al baño, y le ha dicho, "¡yo te ayudo!". Así que se han ido y le ha bajado los pantalones para que pudiera hacer pipí. Por supuesto algo se ha mojado, o mejor dicho, se han mojado los dos, pero han venido los dos juntos sonrientes. Y todos nos hemos guiñado el ojo, cómplices.

Miércoles Mudo 14-11-2012.- Mi pequeño artista nos dibuja en la playa






Día mundial contra la VIOLENCIA OBSTÉTRICA

25 DE NOVIEMBRE
DÍA MUNDIAL CONTRA LA VIOLENCIA OBSTÉTRICA

Me gustaría compartir aquí, este evento global que ha organizado "La Revolución de las Rosas", os dejo el enlace al evento que han publicado en facebook.

https://www.facebook.com/events/414995375208750/460106204031000/?notif_t=plan_mall_activity

Este evento parte de un grupo creado por Isabel Fernández del Castillo, respaldada por la plataforma La Revolución de las Rosas. Para más información:
http://www.larevoluciondelasrosas.blogspot.co.uk/
http://www.facebook.com/LaRevoluciondelasRosas




domingo, 21 de octubre de 2012

UN PREMIO


Nunca pensé que recibiría un premio con mi blog, y he de decir que es algo muy gratificante. Solo con saber que lo que escribo y comparto aquí, le ha llegado tanto a una persona que ha decidido concederme un premio, hace que merezca la pena seguir dedicándole el tiempo y esfuerzo que conlleva realizarlo.

En este caso, son dos blogs estupendos, de dos amigas maravillosas, las que me han incluido en su lista de premiados, lo cual me hace muy feliz.

Vuestros blogs (http://pequekangura.blogspot.com.es/, http://cuandollegolucas.blogspot.com.es/) son toda una inspiración para mí, así que os doy las gracias de todo corazón por vuestro premio, y por vuestro apoyo.

Me imagino que no debería volver a premiar los blogs de los que he recibido el premio, pero me parecería tremendamente injusto no hacerlo, cuando  vuestros blogs son dos de los lugares que me acompañan en este camino de la maternidad virtual. Así que  aquí va la lista de los diez blogs que por una u otra razón, me han dejado huella.


sábado, 6 de octubre de 2012

La Linterna. Creando misterio.

Cuantas vueltas le damos cada vez que compramos un juguete, y el dineral que nos gastamos en ello. Y sin embargo, cuando son pequeños, hasta le hacen más caso a la caja de cartón o al papel de regalo.
Con esto no quiero decir que no haya que escoger los juguetes que compramos, yo les doy un gran valor, así que no compro cualquier cosa, suelo pensarlo mucho, y procuro que ellos sepan que han recibido algo especial.
Pero, hoy mis hijos me han dado otra gran lección, la de como cualquier objeto de casa se puede convertir en el mejor juguete, en este caso, una linterna.
Se la había comprado a mi hijo mayor, y se la había puesto al lado de la cama, en un cuelgafácil, por si se quería levantar por las noches solo al baño.
Hoy por la mañana, sobre las siete, que es la hora a la que suelen levantarse (aunque sea fin de semana y una pueda descansar un poquito más), se han venido los dos a mi cama, y se han montado una película debajo de la colcha sobre cuevas, y monstruos, y tesoros, que no recuerdo que hayan pasado tanto rato juntos, sin pelearse y con esa complicidad que da estar los dos, entre susurros, escondidos.
Por supuesto, al final, mamá se ha convertido en el gran monstruo del que hablaban, para hacerles muchas cosquillas, pero después de un buen ratito que he saboreado la cama, en lugar de levantarme tan temprano.

La verdad, es que una linterna es el complemento ideal para muchos juegos porque le da MISTERIO, crea AMBIENTE, y de repente, jugar al escondite, hacer de fantasmas con una sábana, meterse debajo de la mesa como si fuera una casita, o disfrazarse de pirata que realiza su ronda por el barco pirata, son juegos mucho más interesantes.

viernes, 8 de junio de 2012

Que la estrategia te acompañe

Hoy os dejo el enlace a una entrada que han publicado en el blog de EL PARTO ES NUESTRO, (lugar imprescindible para todas aquellas personas interesadas en conocer todo lo que acompaña el momento del parto), que con un gran sentido del humor, un toque cinéfilo, y que sobre todo, a los amantes de la Guerra de las Galaxias nos encantará, han sabido explicar el porqué hay que estar siempre informado, porqué hay que preguntarse las cosas, porqué hay acercarse preparado y consciente, al momento más importante de nuestras vidas, el nacimiento de nuestro bebé.

http://blogelpartoesnuestro.com/2012/06/08/que-la-estrategia-te-acompane/

lunes, 4 de junio de 2012

Una buena matrona


Vivo en un pueblecito que tiene la mala suerte de contar con una matrona que no es matrona, sino enfermera.

Este es mi tercer embarazo, y he decidido cambiar mi destino, y recorrer una distancia en coche de 45 minutos para que el seguimiento del embarazo me lo haga una matrona, una buena matrona.

El primer día, durante esos 45 minutos en coche, me iba preguntando si merecería la pena, recorrer un camino tan largo, para el trabajo que hace la matrona en el embarazo, encargar los análisis y las ecografías, pesarte, tomarte la tensión, y encargarse de alguna prueba.

Claro, eso es lo que hacía la matrona de mi pueblo, no lo que realmente hace una profesional como la que yo me encontré (en realidad no me la encontré, la busqué y llegué a ella a través de la recomendación de una buena amiga).

La diferencia era abismal, me encontré con una profesional, enamorada de su trabajo, implicada en el proceso, respetuosa y amorosa, emocionada y alegre por el acontecimiento… evidentemente aquella primera consulta resultó algo maravilloso.

Lo que deberían poder encontrarse todas las mamás, cuando acuden a su centro porque están embarazadas, alguien que las reciba con amor y las trate con respeto, que comparta tus emociones, que te acompañe, que te muestre tus opciones (no obligaciones), que te enseñe lo que no sepas, que te explique los procesos o pruebas que se suelen seguir, para que así puedas tomar las decisiones adecuadas, que pueda responder a tus dudas, o si tienes alguna necesidad o circunstancia especial, sepa resolverlo.

La confianza no la da un título, la da la forma en que se trata a las personas, y yo me encontré a una matrona con la que he podido experimentar un embarazo diferente, ahora no sigo una serie de pruebas como si fuera una enferma, con su montón de análisis, hasta que llego a parir a cualquier hospital sin saber ni lo que me ha pasado ni lo que me va a pasar.

Ahora, estoy embarazada, tengo una compañera de viaje, que es mi matrona, que me acompaña en el proceso y cada vez que voy a verla, voy a emocionarme, a conectar con  mi pequeño, a poder hablar del estado en que me encuentro, tanto anímico como físico, a encontrar soluciones a mis pequeños dolores o molestias, a ilusionarme con la llegada y ver mis opciones de parto. Si tengo alguna duda, en cualquier momento, puedo escribirle por correo electrónico o pasarme por allí, ella siempre está a mi lado.

Todavía no hemos empezado con la preparación al parto, pero por lo que he visto hasta ahora sé que será una verdadera preparación al parto, y no unos ejercicios de gimnasia y respiraciones.

En el puerperio, tampoco te abandona a tu suerte, porque las verdaderas matronas, saben que su trabajo no se acaba en el parto. Después de dar a luz, hace reuniones con las mamás y sus bebés, para mantener la relación con el grupo de mamás que se ha creado, y así, unas a otras nos podamos ayudar, hacer talleres de masaje infantil…

Creo profundamente que la llave para el cambio en el seguimiento del embarazo, la atención en los partos, la experiencia de la lactancia y la crianza, está en la persona que te acompaña en el embarazo desde su comienzo, y que es la que realmente te puede mostrar un camino diferente, está en la matrona.

Creo que el papel de la matrona debería ser mucho más importante tanto en el embarazo, como en el parto y en el puerperio.

En las matronas está el cambio y nuestras esperanzas, a ellas debemos apoyarlas y con ellas emprender juntas la cruzada para el fin de la violencia obstétrica, de la maternidad sin apego, de la ignorancia sobre lactancia, de la soledad en la crianza.

Desde aquí le doy las gracias a todas aquellas matronas que saben ser verdaderas acompañantes del proceso de la maternidad. Y en especial a la mía, eres una estrella que brilla en el camino de tercera aventura. Gracias.

Os dejo un enlace a un precioso poema que publicó el parto es nuestro el día de la comadrona:


Mujeres, futuras mamás, no os resignéis con alguien que no os atienda como debe, como queréis y necesitáis. Cambiad vuestro destino si no os gusta, os garantizo que merecerá la pena.

*Con el mismo título de esta entrada, voy a ir publicando algunos extractos del libro “Parir sin miedo” de Consuelo Ruiz, que resultan muy interesantes y son la mejor definición que encuentro de lo que realmente es una buena matrona.

sábado, 26 de mayo de 2012

La marcha de las Madres: "Contra la violencia obstétrica"


Dentro de la "Semana Mundial del Parto Respetado del 2012", la organización LA REVOLUCIÓN DE LAS ROSAS, ha organizado La Marcha de las Madres, contra la violencia obstétrica.

Os dejo aquí la información para que todas aquellas familias que estéis interesadas podáis a acudir a reclamar, algo tan importante como el respeto a las mujeres que acuden a parir a un hospital, y a los bebés que vienen al mundo.

WEB DE JESUSA RICOY: INFORMACIÓN SOBRE LA MARCHA

FACEBOOK DE LA REVOLUCIÓN DE LAS ROSAS: ORGANIZADORES DE LA MARCHA
https://www.facebook.com/#!/LaRevoluciondelasRosas

EL EVENTO CREADO EN FACEBOOK

viernes, 4 de mayo de 2012

Hospital del Tajo: piel con piel en cesáreas y presencia del padre en quirófano

El parto es nuestro ha publicado hoy en su blog (http://blogelpartoesnuestro.com/) una noticia que considero muy útil a la hora de elegir hospital para dar a luz, para todas aquellas mamás que residan en Madrid: EL HOSPITAL DEL TAJO, ha cambiado sus protocolos en cuanto a las cesareas y practica el "piel con piel" en cesáreas, y permite la presencia del padre en el quirófano.

Aquí os dejo el enlace a la noticia: http://blogelpartoesnuestro.com/2012/05/04/hospital-del-tajo-piel-con-piel-en-cesareas-y-presencia-del-padre-en-el-quirofano/

Mi más sincera enorabuena a la asociación de El parto es nuestro y al Hospital del Tajo.

domingo, 22 de abril de 2012

“Cartilla para aprender a dar a luz”. Consuelo Ruiz Velez-Frias.


Éste pequeño librito, que se puede leer en el tiempo de espera de una o dos consultas a la matrona o al ginecólogo, resulta totalmente imprescindible.

He leído libros mucho más extensos, ya he dado a luz dos veces, estoy embarazada por tercera vez, y sin embargo, para mí, también ha resultado todo un descubrimiento.

Creo que cualquier mujer, con esta pequeña cartilla está preparada para entender lo que le va a ocurrir durante el proceso del embarazo y el parto. Por supuesto que lo más interesante de las teorías (y prácticas) de Consuelo Ruiz hay que encontrarlo en sus libros, además hay muchísimos ejemplares muy interesantes de otros autores para una mujer embarazada. Pero la síntesis, lo imprescindible, lo verdaderamente importante, está aquí.

A través de una sencilla relación de preguntas y respuestas, (respuestas que muchas veces no dan en ninguna consulta, y que incluso después de dar a luz, quedan sin solución) se explica todo lo necesario, en un lenguaje sencillo y claro, para que todo el mundo lo pueda entender.

Con total sinceridad, creo que deberían regalarlo en las consultas de la matrona cuando una mujer embarazada llega el primer día, ya que supone, una explicación tan sencilla, clara, y real de lo que es un embarazo, un parto y un puerperio, que prácticamente no se necesita nada más para estar preparada para dar a luz. Aunque advierto, lo que probablemente uno hará después de leerlo será consultar la biografía entera de Consuelo Ruiz, para seguir devorando todos sus libros.

Este pequeño ejemplar es, como comentaba, un anzuelo en el que se deja claramente formulada por Consuelo la idea de que se puede parir de una forma diferente a como se realiza hoy en día, sobre todo en los hospitales, y en el que claramente se formula una pregunta (con su respuesta) tan importante como “¿porqué duele un parto?”.

Estas dos cuestiones, despertarán el interés de la lectora, que en los siguientes libros, verá extensamente expuesta y demostrada.

Dejó aquí, dos párrafos que me han resultado muy interesantes, que sintetizan la idea de Consuelo, de que con información, no hay miedo, sin miedo, no hay resistencia al parto, y sin ella, no hay dolor.


“Si las mujeres supieran que nadie se muere de parto, sino de enfermedades que coinciden con él, por lo que es imprescindible la visita prenatal, disminuiría mucho el miedo, y consecuentemente, el dolor de la madre, y el sufrimiento del niño.
Claro que se puede uno morir al dar a luz, como se puede uno dormir durante un sueño o despanzurrado en una carretera, pero no se muere uno por dormir o por salir de viaje, sino por enfermedad o accidente. Tampoco se muere una por dar a luz, sino por otras causas.”


“Es inútil toda palabra de consuelo o de ánimo si no va acompañada de explicar las cosas para que las embarazadas puedan pensar y razonar sobre ellas. Decir “no tengas miedo” no es suficiente, hay que demostrar y convencer de porqué no hay que tener miedo.”


Nota: Para las personas que no son muy lectoras, y que solo quieran una pequeña guía, éste es sin duda, su libro.

sábado, 21 de abril de 2012

Poner palabras al enfado de un niño


Hay momentos en los que uno por fin sabe que algo está haciendo bien, eso me ocurrió anoche, y lo voy a aprovechar para escribir sobre un tema que considero muy interesante, "la forma de afrontar el enfado de un niño".

Cuando mi hijo (3 años) se enfada, como cualquier niño de su edad, tiende a llorar, tirar algo, llamarte “malo”, e incluso a pegarte un empujón. Yo siempre procuro que aprenda a sacar su rabia de una forma que no haga daño y que le sirva para canalizar su enfado.

Cuando se molesta con un niño porque le ha quitado algo, o porque no le ha gustado algo, siempre le digo “ve y dile: ESO NO ME HA GUSTADO, con claridad, que él lo entienda”. La verdad es que lo suele hacer, y le suele funcionar muy bien, los niños no están muy acostumbrados y suelen responder bien (por supuesto, si veo que no funciona y él sólo no consigue resolverlo, intervengo, ya que no puedo permitir que se produzcan abusos, con esa divina excusa de “son cosas de niños”).

Ayer por la noche, mi hijo se desveló totalmente, no había manera de dormirle, consiguió despertar al pequeño, y yo estaba de muy mal humor, así que me temo que le contesté de mala manera, en lugar de su acostumbrado “mala”, se fue enfadado, y volvió al momento, me dijo “me has hablado mal, y eso no me ha gustado”.

Me sentí orgullosísima de que supiera expresar tan bien su enfado. Por supuesto, le pedí perdón, y le dije que trataría de hablarle con más respeto, pero que también el tenía que respetarme a mi, que estaba cansada y necesitaba dormir. Entonces me dio un beso de buenas noches, y se fue con el pequeño al salón a ver una película con su padre.

Se acabó el enfado, se resolvió en problema, y sobre todo, no quedó ni ofensa ni resentimiento.

Creo que es importantísimo que cuando un niño no se porta como debe, no solo le mostremos nuestro desagrado ante esa acción, sino que le demos recursos para saber hacerlo mejor. Poner en palabras, el enfado, la tristeza, la frustración, la rabia, es esencial para que los niños sepan que les pasa y que lo puedan sacar fuera de una forma que no haga daño a nadie, y que sobre todo, les ayude a superarlo.

No siempre es fácil, cuando tu hijo tiene una rabieta, o te contesta mal, lo primero que sientes ganas es de regañarle, enfadarte, ignorarle… Pararte a pensar, que le ocurre, como puedo expresarlo con palabras para que él lo entienda, y lo supere, suele ser mucho más difícil, que irte a otra habitación.

Pero cuando ves estas cosas, y ves que tu hijo se está superando, está aprendiendo, todo merece la pena, y te da un nuevo impulso para seguir educando a tus hijos con respeto, paciencia y amor.

He de decir, que tener algunos recursitos no viene nada mal, y los libros “Aprender a educar, sin gritos, amenazas, ni castigos” de Naomi Aldort, o “Como hablar para que sus hijos le escuchen y como escuchar para que sus hijos le hablen” de Adele Faber y Elaine Mazlish son un auténtico aliado en estos temas.

Aparte de la forma que tuvo de educarnos mi madre, que ha sido la gran simiente para el planteamiento de la educación que yo trato de darles a mis hijos, éstos libros han supuesto un antes y un después en mi relación con ellos.


lunes, 2 de abril de 2012

en-red-hadas

Éste es un artículo que acaba de publicarse en el blog CRIANZA CORPORAL, un blog que sigo y que me sirve de inspiración. Aquí os dejó este texto esperando que os emocione tanto como a mi.


Un hada (del latín fatum: hado, destino) es una criatura fantástica y etérea, personificada generalmente en forma de mujer hermosa, que según la tradición son protectoras de la naturaleza, producto de la imaginación, la tradición o las creencias y perteneciente a ese fabuloso mundo de los elfos, gnomos, duendes, sirenas y gigantes que da color a las leyendas y mitologías de todos los pueblos antiguos. Se puede provocar el contacto con ellas desarrollando la visión etérea según las leyendas. La mayoría de ellas se representan con alas.

¡Se me ha llenado la vida de hadas! De hermosas mujeres, protectoras de la naturaleza, guardianas de la vida, producto de  una profunda conexión con sus deseos, sus dones y su vocación, pertenecientes  a ese fabuloso mundo de lo femenino, de lo cotidiano y lo espiritual, que desde el silencio de los fogones envuelve y protege la vida desde que el mundo es mundo. Se puede provocar el contacto con ellas retomando la rueca y tejiendo nuevas redes de empatía, respeto, encuentro y solidaridad.  La mayoría de ellas se representan con  niños en el regazo, un compañero de vida caminando a su lado y… ¡un portátil!
Aunque en un primer momento puedan pasar desapercibidas y no te percates de su presencia, si las buscas las encontrarás por doquier, hermanadas en una revolución silenciosa. Subversivas,  auténticas, creativas, fuertes, sensibles, poderosas, reales.

Si crees que las hadas no existen… ¡vente en próximo año a las Jornadas de Crianza en Red!

sábado, 24 de marzo de 2012

EL ESCONDITE. Jugar y Recoger.


Soy una hija que siempre ha jugado mucho con sus padres. He tenido la suerte de que a mi madre le gustara jugar conmigo y con mi hermana, y tuviera la capacidad de sentarse en el suelo a jugar, perdiendo su adultez y sus preocupaciones en el mismo momento que empezaba el juego.

Siempre procuro que cuando juego con mis hijos, no tenga obligaciones por medio, creo que es esencial que al jugar con ellos, pongamos los cinco sentidos en ello, ya que es la única forma de que se convierta en algo auténtico y lo disfrutemos de verdad.

No obstante, he encontrado una gran forma de jugar y recoger a la vez, la cual no te impide darlo todo en el juego, y a la vez conseguir un poco de orden en casa, ya que, aunque en un mundo ideal, a las mamás les da tiempo a jugar, bañar a sus bebés, alimentarles, recoger la casa, trabajar y mil cosas más, en la realidad, 24 horas, siempre son escasas. Por lo que algún truquito puede venir muy bien.

Teniendo entonces como base, que es prioritario que la mayor parte del tiempo que dediquemos a jugar sea solo para jugar, os voy a contar la forma que tengo de atender las necesidades de mis hijos cuando llego a casa, que es PRESTARLES ATENCIÓN Y JUGAR, y la mía que es, poner un mínimo de orden en la casa, para luego poder jugar bien, sintiéndome yo, más cómoda y sin remordimientos porque todo está hecho un caos y yo estoy jugando.

Mi gran descubrimiento es EL ESCONDITE!. Con un niño de 3 años y uno de uno y medio como tengo, con los que todavía te puedes esconder simplemente detrás de una puerta, no hay nada mejor como jugar al escondite en casa, detrás de una cortina, en la bañera, en cualquier hueco… A los niños les encanta, y a la mamá, le permite que al esconderse o al buscar a su hijo, pueda ir pasando objetos descolocados de una habitación a otra, colgar ropa en el armario, abrir las puertas para ventilar, etc.

En un pis pas, todo ordenado, y con unas buenas risas de por medio.

EL ESCONDITE

Es un juego que me encanta porque es dinámico y lo puedes practicar en casa, perfecto para esos días de invierno que casi no se puede salir por el frío, la lluvia o la falta de sol. Además ellos se lo pasan en grande, no hay nada más divertido que encontrar a mamá metida en la bañera o escondida debajo de la cama.

Otro de los puntos a su favor, es que a medida que los niños van creciendo van aprendiendo el verdadero arte del escondite, por lo que es un juego que cambia y evoluciona, y  puede durar muchísimo tiempo.

Al principio se esconden en sitios que se los ve perfectamente, o mientras tú estás mirando dónde se esconden, incluso te dicen ellos mismos dónde están, pero según pasa el tiempo, y van creciendo, van perdiendo esa inocencia y van aprendiendo a esconderse en lugares más difíciles de encontrar, y a tener paciencia hasta que los encuentras. La cara de satisfacción cuando consiguen sorprenderte por primera vez, es un momento para recordar. 

lunes, 20 de febrero de 2012

Ser Consciente




Mi primer embarazo pasó volando, trabajaba casi todo el día en nuestro propio negocio, por lo que casi todo el día, era realmente todo el día. Aún así, hubo tiempo para el inicio del cambio en mi percepción de la maternidad, ya tuve tiempo de ver que la corriente general no me gustaba, que los comentarios que oía no tenían nada que ver conmigo, y conseguí encontrar algunas lecturas estimulantes, y algunas webs interesantes que me habrían otro camino, entre la compra de multitud de cacharritos que como cualquier primeriza llenaba casi todo el tiempo que le dedicaba al embarazo. Casi sin darme cuenta, había llegado el momento de dar a luz, y tenía a mi bebé en brazos.

Con mi segundo embarazo, la cosa fue totalmente distinta, fue más lenta y muy íntima, ya que la gente no está igual de emocionada que con el primero, y además ya tienen un nietecito o sobrinito correteando al que hacerle caso, en lugar de estar pendiente de las pataditas que da el que todavía no ha nacido, o para acordarse de la fecha de la ecografía. Así que parece que todo lo que va cambiando, todas las noticias de las pruebas, todos los movimientos que da el bebé en la barriguita, son solo dirigidos a la mamá. No obstante, tuvo menos de descubrimiento, de búsqueda de información, no sentía esa curiosidad o necesidad de formación, porque ya tenía la sensación de conocerlo, por lo que llegué al parto sin haber leído nada, ni haberme planteado nada.

Éste embarazo será distinto, como los otros dos lo fueron, después de la atención al parto tan brutal que recibí en el segundo parto, han vuelto con una increíble fuerza las ganas de buscar un camino diferente al parto hospitalario que me esperará si no hago nada. Por otro lado, la intimidad, la profundidad del segundo embarazo, sin esa necesidad de compras, pruebas, o gente a tu alrededor que hay en el primero, me gustaría mucho mantenerla, y explotarla aún más.

Me gustaría ser consciente de cada momento de mi embarazo, sin que se me vaya volando como los otros dos, no quiero obsesionarme, por supuesto, estar mirándose a la barriga todo el día, no es bueno, y desde luego pienso seguir trabajando mientras pueda, pero querría alejarme de ese embarazo guiado por las pruebas clínicas, y centrarme en mis sensaciones, en mi cuerpo y los cambios que éste me indica.

Respirar hondo, parar el tiempo, ser consciente de mi estado y disfrutarlo al máximo.


El mareillo


Éste es mi tercer embarazo, y la verdad es que los otros dos los he pasado sin apenas ninguna molestia. Con el mayor estaba trabajando el día que empecé con las contracciones, y con el pequeño, casi casi. Salvo un insomnio terrible desde el quinto mes aproximadamente, en los dos embarazos, se puede decir que no he tenido ninguna otra molestia. De los vómitos que suelen aparecer en los primeros meses, no tuve ninguno.

Sin embargo, ésta vez es diferente, un “mareillo” me acompaña constantemente prácticamente desde que me enteré de que estaba embarazada. Una sensación de estómago revuelto y de desvanecimiento continuo que no consigo que se vaya.

He decidido tomarlo como un aviso de que me tengo que cuidar un poquito, mejorar mi alimentación, y tratar de descansar, ya que al igual que en los otros embarazos lo que si que tengo es un sueño insaciable.

Así que el otro día, me di un baño reparador en el que respiré hondo y me relajé, hasta conseguí “parar” por un momento el tiempo y ser de nuevo consciente de que estoy embarazada, de que dentro de mi está creciendo un bebé, y que los cambios en mi cuerpo ya han empezado.

Parece que sirvió para calmar un poquito la intensidad del “mareillo”, aunque por desgracia no ha desaparecido.

Lo que si está creciendo cada vez más son las ganas de prepararme, de leer antiguos libros de mis otros embarazos, de cambiar lo que no me gustó en los otros partos…
No quiero precipitarme ya que tengo tiempo, y ahora el cansancio y el sueño lo dominan todo, y me dicen que tengo que descansar y cuidarme, pero siento que es el comienzo de algo grande, ésta vez cuento con más experiencia y me gustaría tener un embarazo y un parto diferentes, así que espero con ganas las múltiples posibilidades que se abren ante mi y mi pequeño.

El predictor dijo si


Es una sensación única, cuando estás esperando a que aparezca la rayita que significa que estás embarazada. Solo son unos segundos, pero están envueltos en magia, hay nervios, ilusión, esperanza, miedo, alegría…
De repente, esa rayita se vuelve cada vez más nítida, y estás embarazada. A partir de ahí, todo cambia.
No hay grandes síntomas, ni grandes diferencias, es algo muy sutil, sin embargo ahora todo gira en torno a algo distinto, a tu embarazo.

Estas trabajando y te sorprendes pensando que tamaño tendrá ahora, si será niño o niña.
Tienes mucha sed y mucho sueño.
Al ducharte te das bien de crema en la barriguita.
Tienes ganas de cuidarte, de comer más sano.
Son pequeños detalles que hacen tu vida diferente.

Solo es una rayita en un predictor, pero todo ha tomado otra dimensión.

En mi caso, este es el tercer embarazo, así que voy a esperar un poquito para decirlo, ya que me imagino las reacciones, hoy en día “es una locura tener tres hijos”, o eso dicen.

Así que ahora, el embarazo es muy íntimo, sólo de mi compañero y mío. Las miradas de complicidad, las bromas sobre el nombre tumbados en el sofá, es lo único que delata que hay un pequeño ser creciendo en mi interior.

Cuando nadie lo sabe y todavía es un secreto, parece como si estuvieras en una burbuja, desde la que ves como el mundo sigue su curso, igual que ayer y antesdeayer, mientras que tú tienes delante otro camino diferente, maravilloso y sorprendente, que te va a llevar a uno de los más increíbles destinos de toda tu vida, el nacimiento de tu bebe.